Análisis: Darkwing Duck (NES)

DARKWING DUCK

por NesBeer

Este comentario está sacado de la revista Bonus Stage Magazine número 12 (Especial Tortugas Ninja) que puedes ver online o descargar gratuitamente aquí.

 

Título: Darkwing Duck
Plataforma: NES
Número de Jugadores: 1 jugador
Género: Plataformas/Acción
Desarrolladora: Capcom
Año: 1992 (América) 1993 (Europa)

“I’am Darkwing Duck” Es una frase que recordaremos por siempre si alguna vez jugamos a este juego, y es que cada vez que se inicia un nivel nuestro protagonista se presentará diciéndonos quién es con mucho orgullo. Este juego está basado en la serie de Disney creada por Tad Stones sobre un pato llamado Drake Mallard que durante la noche se convierte en superhéroe. Desde un principio nos daremos cuenta que es un claro “homenaje” a Megaman, o más bien un clon del mismo con algún que otro agregado nuevo usando una franquicia de Disney para facturar más dinero fácil. Sea como sea lo que planearon realmente Capcom y Disney, dio como resultado un excelente juego que desde un principio se vio muy eclipsado por la novedad que era en ese entonces la Super Nintendo.

Este juego fue desarrollado exclusivamente para la consola Nintendo NES en el año 1992 Estados Unidos y un año más tarde llegó a Europa, por alguna razón no vio la luz en Japón por lo que no existe un cartucho original de 50 pines, salvo versiones piratas fabricadas por los chinos. En 1993 el juego fue porteado en una versión ligeramente simplificada para Gameboy.

Como de costumbre siempre hay un argumento para justificar la aventura, en este caso no se trata de uno de eso clichés de siempre. La ciudad San Canario se ha visto afectada por una ola de crímenes, entonces la agencia de inteligencia S.H.U.S.H. encargada de lidiar con asuntos de espionaje y contraespionaje que las autoridades regulares no pueden solucionar, requiere de los servicios de Darkwing para luchar contra la agencia rival F.O.W.L. y el jefe de dicha agencia llamado Steelbeak (Picacero) quien parece estar tras de todo. Se han contratado a seis de los villanos más temibles para desatar el caos en diferentes áreas de San Canario. Nuestro protagonista debe detener uno por uno a estos villanos para así finalmente poder encontrar a Steelbeak y salvar la ciudad.

Nuestro protagonista

Gráficos

“I’am Darkwing Duck” Este título de Capcom no se puede decir que sobresale por sobre el resto del catálogo de la consola con alguna característica gráfica en particular, si tiene una calidad extraordinaria típica de los juegos de Capcom de aquellos tiempos, y en líneas generales se lo puede considerar entre los que más le sacan jugo a la NES.

La ciudad de San Canario está muy bien representada con niveles que no se repiten en ningún momento, cada uno con sus propios fondos muy coloridos y agradables. El diseño de todos los personajes es casi excelente, y las animaciones de los mismos también, lo único malo es que en cuanto a los jefes si bien también están muy bien representados no hay ninguno que se pueda resaltar por su tamaño, son todos pequeños como Darkwing.

El juego también cuenta con una introducción, en un principio solo vemos a Darkwing caer desde el cielo y presentándose como siempre “I’am Darkwing Duck”, vemos algunas pequeñas escenas de los niveles en los que a continuación jugaremos, pero todo destaca cuando aparece un dibujo en grande de Darkwing, directamente calcado de la serie original.

Buenos gráficos, con un aire a Megaman

Sonido

“I’am Darkwing Duck” Los efectos de sonido son más que decentes, pero por desgracia si lo comparamos con todos los otros apartados, estos en cierto sentido están un nivel por debajo de lo que se podría haber esperado. Hay unos transportes que son una especie de tirolina en los que Darkwing se cuelga, cuando esto se mueve ejecuta un sonido que es demasiado molesto.

Cuando algunos efectos de sonidos suenan estos se sobreponen en la música y algunos de “los instrumentos” dejan de sonar (en especial los que son agudos), si bien esto suele pasar en varios juegos de la consola, en Darkwing Duck es algo que no pasa para nada inadvertido, menos con el ruido molesto de las tirolinas. Las melodías no son nada especiales, pero al menos no son molestas y tienen su variedad, tal vez lo único malo es que son algo cortas y se repiten durante todo el nivel, incluso cuando pausamos el juego siguen sonando. Para la lucha contra los jefes, la música es la misma de siempre. Lejos de ser épicas como otras melodías de otros juegos de Capcom, podremos igualmente encontrarla agradables a nuestros oídos y en algunos casos se nos pueden quedar grabadas en la memoria.

Seleccionando misión

Jugabilidad

“I’ am Darkwing Duck” A simple vista pareciera que estamos ante un clon de Megaman, disparar con nuestra arma, saltar plataformas, y la posibilidad de cambiar nuestra arma estándar por mejores pero limitadas. También podemos seleccionar el orden de los niveles, con la diferencia de que tendremos que completar tres niveles en cualquier orden para que se nos habiliten los otros tres y luego el nivel final. Si no fuera porque es una  licencia de Disney y un juego desarrollado por Capcom seguramente este juego por más calidad que tenga estaría condenado a las críticas negativas y a ser tildado de clon sin reconocer lo que pueda llegar a aportarnos. Aun así, Darkwing Duck tiene sus cosas que lo diferencian un poco de Megaman, como poder colgarse de las plataformas y usar su capa para desviar algunos de los ataques enemigos.

Acción y plataformas al estilo Capcom

El juego consta de un total de 7 etapas y pese a elegir el orden (de manera limitada), no tiene mucho sentido esta característica porque los jefes no nos otorgarán ningún poder/arma especial una vez vencidos, en esta ocasión las armas especiales se reparten en los niveles y no son tan significativas a la hora de la estrategia, aunque sí sirven para facilitarnos un poco la aventura. La única arma que tiene un valor especial es la flecha que nos permite subirnos encima y llegar a lugares inaccesibles.

Hablando de los jefes, lo único especial es que provienen de la serie, pero ninguno nos dará un combate épico, son todos muy fáciles de vencer, probablemente no nos tome más de dos o tres vidas vencerlos hasta que aprendamos el patrón indicado. Por la baja dificultad de los jefes uno puede pensar que esto está bien porque se supone que es un juego para los más chicos, pero no se puede decir lo mismo de los niveles ya que estos son largos, están llenos de enemigos que requieren de distintas estrategias para vencerlos y de obstáculos que en más de una ocasión nos pueden complicar un poco las cosas. Darkwing soporta solamente cuatro golpes, pero para que no se compliquen tanto las cosas hay bastantes kits médicos repartidos en el mapa, sumando a los posibles que puedan dejar algunos enemigos vencidos.

Duración

“I’ am Darkwing Duck” En líneas generales no se puede decir que sea un juego extremadamente difícil pero tampoco es tarea sencilla, requiere de algo de práctica, más que nada con el tema de los saltos y las plataformas, la gran ventaja que tenemos es que podremos continuar en donde quedamos cada vez que se nos acaban todas nuestras vidas.

Existen niveles bonus ocultos en el mapa, pero estos tienen dos grandes defectos: El primero es que si nos metemos en el nivel bonus para agarrar muchos items luego tendremos que empezar desde el principio o el último checkpoint y el segundo es que estos casi ni tienen variedad. Para peor, puede pasar que no tengamos la intención de entrar en el nivel bonus y accidentalmente por cuestión de mala suerte caigamos sin querer.  Con todo lo dicho anteriormente, uno puede pensar que este juego tiene más defectos que aciertos pero no es tan así porque el control es prácticamente perfecto sin error alguno, la diversidad de los niveles se nota en todo momento, y principalmente es un reto bastante divertido dejando de lado la decepción que puedan llegar a causarnos los jefes.

La dificultad puede ajustarse a fácil o normal, si bien no hubiera estado mal un nivel difícil para los plataformeros más curtidos. En el peor de los casos, si perdemos todas las vidas es posible que tengamos que volver a jugar buena parte de los mundos que dejamos atrás, pues perderemos todas las monedas de los jefes y tendremos que recuperarlas. Pero con la suficiente práctica y conocimientos del juego puede hacerse algo corto, pues no será difícil sortear la fatídica pantalla del Game Over. Sin duda,  la oportunidad de guardar la partida en tres archivos diferentes abre nuevas perspectivas a los tempos de la partida y a la capacidad de jugar distintas partidas simultáneas (lo que se agradece si se tiene hermanos). En definitiva, su duración y rejugabilidad aumentan considerablemente en comparación con su predecesor, pero es menor que otros títulos de plataformas de Game Boy que estarían por venir.

Las flechas serán de gran ayuda

Conclusión

“I’am Darkwing Duck” Si se hartaron de tener que leer en cada apartado esa frase, les aseguro que no es nada comparado cuando jueguen este juego. Disney’s Darkwing Duck no aporta casi nada al género, ni a la consola ni a la industria, pero tampoco es motivo para dejarlo de lado, es un gran juego de los tapados que vale la pena jugar, todos sus apartados puede que no destaquen (salvo los gráficos) pero cumplen a la perfección, no se pueden remarcar errores grandes, estamos ante un juego divertido, variado y con posibilidades de querer rejugarlo, es más que nada recomendado para todos aquellos que quieran probar algo nuevo y agradable para Nintendo NES. Por si no les quedó claro este pato tiene algo que decirles: “I’AM DARKWING DUCK

Si, Darkwing, ya sabemos quien eres

Anuncios

Análisis: Monster Party (NES)

MONSTER PARTY

por NesBeer

 

 

Este comentario está sacado de la revista Bonus Stage Magazine número 08 (Especial Kunio Kun/Renegade) que puedes ver online o descargar gratuitamente  aquí.

Título: Monster Party

Plataforma: NES

Número de Jugadores: 1 jugador

Género: Plataformas

Desarrollado por: Human Entertainment

Año: 1989 (América)

Probablemente Monster Party es otro de esos juegos del gigantesco catálogo de NES, que podemos definir como una joyita escondida o sino como una bazofia de las profundidades de este enorme iceberg, pero ¿Por qué puede ser considerado en cualquiera de los dos extremos? Simplemente, porque esta apuesta de Human Entertainment gustó a muchos, pero en otros produjo un total rechazo. Curiosamente al principio fue planeado lanzarlo en Japón pero este luego fue cancelado, y sólo vio la luz en América (por razones desconocidas, nunca fue publicado en Europa).

Nosotros somos Mark, un chico que volvía de un partido de béisbol una noche como cualquier otra, hasta que en un momento una estrella empezó a brillar frente a sus ojos. Esta se le fue acercando cada vez más hasta que finalmente choca con él. La estrella, inmediatamente se transformó en una especie de alien con forma de gárgola llamada Bert, cuyo mundo está siendo atacado por unos monstruos malvados. Mark se compromete a ayudar a Bert, entonces este hace una fusión de ambos, algo al estilo Dr. Jekyll & Mr. Hyde.

Para empezar, el argumento del juego es de lo más pobre que hay, pero tampoco importa tanto en un juego de plataformas que ni siquiera tuvo una sola secuela.

Genial pantalla de título

Gráficos

Estamos ante un caso muy extraño y complicado de analizar. De entrada tenemos una mini-presentación que nos contará la historia con una serie de imágenes, algunas de ellas no están nada mal, aunque otras simplemente son horribles.

Los fondos de los mapas se ven muy coloridos y detallados, y lo mejor de todo es que varían enormemente en los diferentes niveles, de todos modos, en algunos aspectos particulares fallan.

En cuanto a los enemigos, la variedad y originalidad entre cada uno es magistral, veremos que son muy diferentes entre ellos en cada etapa, la única queja es que podrían haber pulido un poco más los sprites para dejarlos un poco más claros. De todos modos, el premio mayor se lo llevan los distintos jefes que enfrentaremos. Ellos por lo general son grandes, tienen un diseño bastante único y están muy bien detallados en distintos aspectos. Quizás el hecho de tener enemigos y jefes bastantes diferentes a los clichés que estamos siempre acostumbrados (y más en estos juegos de  con temática de horror), hacen que la originalidad sea un punto muy a favor de Monster Party.

Los enemigos son variados: Punks, zombis, gatos…

Pero como bien dije, este juego es un caso muy extraño hablando gráficamente, ya que el diseño de nuestros dos protagonistas (Mark y Bert), no parecen haber sido trabajados con mucho esfuerzo por parte de los desarrolladores; en especial las animaciones, hacen que nuestros personajes parezcan medios toscos en sus movimientos.

En general se puede decir que los gráficos cumplen muy bien, solo que fallan en algunas cuestiones, y es probable que una persona piense que son pobres al ver el primer pantallazo del juego, ya que el diseño del primer nivel es uno de los más flojos, pero aun así a medida que avanzamos, nos vamos dando cuenta que el juego va mejorando.

El primer nivel del juego

Sonido

Distintas respuestas son las que nos podemos llevar en este apartado, pero haciendo un análisis rápido por lo general se puede decir que los sonidos cumplen bastante bien. Hay una buena variedad de ellos, y se notan mucho las diferencias, una vez más en los detallados jefes que tiene el juego cuando los dañamos.

En cuanto a la música del juego, particularmente la de la intro me encanta, luego cada nivel tiene una propia, la mayoría son buenas y no repetitivas (algo muy común en los juegos de NES), cumplen la función de ambientar muy bien (destaco la del nivel 4, incluso me tomo el atrevimiento de decir que es una melodía que no quedaría nada mal en alguna zona de Metroid), aunque siempre hay excepciones como la de la batalla contra los jefes, que es siempre la misma, muy repetitiva y a la larga se termina volviendo bastante tediosa.

Homenaje a Little Shop of Horrors

Jugabilidad

Los movimientos de Mark están muy bien, no tienen esos saltos exagerados o lentos típicos de algunos juegos de plataformas bastantes malos, y rara vez nos causarán problemas. Las quejas pueden venir por el lado de los ataques, ya que la única forma de vencer a nuestros enemigos es con un bate de béisbol que tiene un alcance muy corto, lo positivo es que cada ataque que nos lancen los enemigos pueden ser bateados, aunque no siempre volverán al lugar de donde vino. En cuanto a Bert, podremos jugar con él por tiempo limitado si tomamos unas cápsulas que dejan al morir algunos de nuestros enemigos, éste puede volar y lanzar como una especie de rayos, y por lo general facilita mucho la pelea contra los jefes. Tenemos una determinada cantidad de vida, suficiente para aguantar varios golpes, pero no por esto la tendremos tan fácil, ya que hay enemigos muy rápidos que nos dañan fácilmente. Si completamos un nivel, nos curaremos un poco, y empezaremos el próximo nivel más o menos con la cantidad de vida que quedamos en el anterior. Para completar los niveles, tenemos que vencer a todos los jefes que hay tras una puertas repartidas por él (muchas de ellas están vacías), para que nos den una llave y finalmente llegaremos a la puerta final donde nos espera el próximo nivel. Lo peor, es que si perdemos, tendremos que empezar todo el nivel de nuevo.

En este nivel, podemos conseguir la llave matando a dos jefes

El juego tiene un password para cada nivel, que se nos revela una vez completado el nivel anterior, así que si los anotamos, podemos jugar cualquier nivel que queramos a través de ellos.

De todos modos, Monster Party es uno de esos juegos en lo que se requiere algo de práctica para poder adaptarnos bien al control sin tener ningún problema. Al tener una gran variedad de jefes por derrotar, es probable que caigamos fácilmente en la frustración, ya que hay muchos patrones a memorizar, aunque de todos modos algunos de ellos no varían. Probablemente lo más decepcionante de este juego, sea el desarrollo de sus niveles simplistas que no destacan en nada, más allá de su diseño bonito. Prácticamente el reto está solo en los jefes, olvidando totalmente que es un juego de plataformas. La forma en que se presenta la dificultad, tal vez sea lo que más divide las opiniones sobre Monster Party.

Duración

Tratándose de un juego de NES, los 8 niveles que se nos presentan es más que suficiente, sumando también la enorme variedad de jefes que enfrentaremos. Puede volverse un juego repetitivo en cierta medida, pero por suerte siempre la variedad está presente, y en este caso el nivel 6 y 7 son los que se encargan de cambiar un poco el desarrollo.

El último nivel

Conclusión

Monster Party es una experiencia de amor/odio. Nos vamos a encontrar con cosas que a primera vista no van a gustar para nada, pero muchas otras que nos encantarán.

Al principio, fue un juego que me frustró mucho, pero con la práctica lo pude dominar, y eso te termina enganchando bastante. No es ni de lejos lo mejor del catálogo de NES, pero es una propuesta diferente, original, y divertida (tal vez, solo para algunos). Al ser un juego no tan conocido, es evidente que es una de esas rarezas del catálogo, pero si le intentamos buscar una clasificación, nos meteremos en un lío importante, ya que nunca se lo podría considerar una de esas “joyas ocultas” como lo podrían ser juegos como River City Ransom o Street Fighter 2010, pero tampoco una de esas típicas bazofias poco conocidas. Yo personalmente lo recomiendo a todos aquellos que buscan algún juego de plataformas más allá de lo conocido, sin la necesidad de esperarse otro espectacular Super Mario Bros 3.

Game Over sangriento

Análisis: Little Samson (NES)

LITTLE SAMSON

por Skullo

Este comentario está sacado de la revista Bonus Stage Magazine número 04 (Especial Familia Addams) que puedes ver online o descargar gratuitamente  aquí.

Título: Little Samson (América y Europa) Seirei Densetsu Lickle (Japón)
Plataforma: NES
Número de Jugadores: 1 jugador
Género: Plataformas
Desarrolladora: Takeru
Año: 1992 (Japón y América) 1993 (Europa)

Seirei Densetsu Licke es el título original de este juego que fue rebautizado en occidente como Little Samson. El juego en sí nos cuenta la historia de  un Rey pide ayuda a cuatro héroes para detener a un poderoso ser malvado que ha sido recientemente liberado. Así empieza la aventura en la que manejaremos a Little Samson, Kikira el dragón, Gamm el Golem y KO el ratón en un juego de plataformas que salió durante los últimos años de la N.E.S.

El Rey reúne a los cuatro héroes

 

Gráficos

Los protagonistas lucen un aspecto fácilmente reconocible, con diferentes colores y muy buenas animaciones, los enemigos comunes son también bastante llamativos, aunque la mejor parte se la llevan los enemigos finales ya que algunos de ellos son gigantescos.

Los escenarios son coloridos, intentan ser variados y están llenos de detalles en los fondos, creando un apartado gráfico muy bueno para un juego de NES.

Los escenarios tienen muchos detalles

 

Sonido

En vez de haber un tema musical para cada nivel, nos encontramos que la melodía del juego depende del personaje que estemos controlando, así que cuando cambiemos de personaje cambiará la música. Esto parece buena idea al principio pero termina cansando, es cierto que las melodías son diferentes entre sí y que son bastante buenas, pero habría sido mejor un tema por nivel, ya que es muy posible que controlemos durante más tiempo a un personaje que al resto. Los enemigos finales tienen su propio tema musical lo que le da variedad.

Los sonidos del juego son bastante numerosos y con una calidad muy buena.

KO el ratón es pequeño y ágil pero tiene poca vida

 

Jugabilidad

Durante el juego podremos elegir entre cualquiera de los cuatro personajes en cualquier momento, cada uno de ello tiene sus virtudes y sus inconvenientes, es cosa del jugador saber cuando puede sacar más beneficio de un personaje que a otro, pero hay que tener cuidado, si nos matan un personaje perderemos una vida.

Little Samson puede escalar paredes y techos y disparar en línea recta, lo que lo hace el más equilibrado de todos los personajes. Kikira  el  dragón puede disparar bolas de fuego (y cargar su disparo al igual que Megaman), volar y es el único personaje que no resbala en el hielo. Gamm el golem es el personaje más lento del juego, pero puede atacar estirando sus brazos tanto vertical como horizontalmente, también puede caminar sobre pinchos sin recibir daño y es el más poderoso y resistente y por ultimo tenemos a KO el ratón, el personaje más pequeño y vulnerable, que también es el más ágil de todos, pudiendo saltar más alto que el resto y trepar por paredes y techos, su ataque consiste en poner bombas y debido a su pequeño tamaño, es el único que puede pasar por los agujeros estrechos.

Samson puede trepar y disparar

Durante el juego encontraremos diferentes power ups que nos permitirán aumentar la vida máxima del personaje, pociones que nos permitirán llenar nuestra vida cuando estemos en las ultimas y los típicos corazones que aumentan la vida, además de las agradecidas vidas extra.

Los controles son muy buenos, los personajes responden rápidamente y de manera eficaz, esto es muy importante pues en algunos momentos el juego se vuelve muy exigente.

Duración

Little Samson cuenta con una decena de niveles, al final de cada uno de ellos nos enfrentaremos a un enemigo final que, en la mayoría de los casos posee dos formas diferentes, tras derrotarlo pasaremos al siguiente nivel.  Existen dos dificultades (fácil y normal) y el último nivel del juego no aparece en el modo fácil, así para poder ver el verdadero final del nos tocará completarlo en normal, donde además de haber más enemigos, la vida máxima de los personajes es menor que en el nivel fácil.

El juego nos da la opción de usar continuaciones y también Passwords (pero si los usamos habremos perdido todos los aumentos de vida y las pociones) de manera que siempre es recomendable usar las continuaciones normales.

Los escenarios son variados

 

Conclusión

Little Samson es uno de esos juegos que sacaron todo el jugo de la 8 bits de Nintendo, su apartado técnico es excelente, su jugabilidad es muy buena y su dificultad esta bien ajustada, además de ofrecer el aliciente de tener cuatro personajes totalmente diferentes a nuestra disposición.

Lamentablemente y pese a la calidad del juego, pasó totalmente desapercibido, supongo que fue porque salió  entre el 92 y el 93, momento en el que toda la atención estaba centrada en las consolas de 16 bits, quedando los otros sistemas en un modesto segundo plano. Todas aquellas personas que no lo jugaron en su momento tienen la oportunidad de hacerlo ahora, estoy completamente seguro de que no se arrepentirán.

Uno de los enormes jefes

Análisis: River City Ransom / Street Gangs (NES)

RIVER CITY RANSOM / STREET GANGS

por NESBeer

 

Este comentario está sacado de la revista Bonus Stage Magazine número 06 (Especial EarthWorm Jim) que puedes ver online o descargar gratuitamente  aquí.

Título: River City Ransom (América) Street Gangs (Europa) Downtown Nekketsu Monogatari (Japón)

Plataforma: NES

Número de Jugadores: 1 o 2 jugadores

Género: Beat’em up

Desarrollado por: Technoss Japan

Año: 1989 (Japón) 1990 (América) 1992 (Europa)

Hablar de River City Ransom, es para muchos hablar de uno de los mejores juegos de NES, pero para otros no es más que un desconocido de la consola de 8 bits. Tal vez su falta de fama se deba a que otros juegos del mismo género en la NES lo hayan eclipsado como podría ser el famoso Double Dragon (también desarrollado por Technos Japan), o simplemente la falta de publicidad en occidente por parte de Technos, sumado a que en Europa vio la luz en 1992 gracias a Infogrames (aunque por alguna extraña razón le cambiaron el nombre a Street Gangs), dejan parado al título de Kunio, como una de las joyas desconocidas de la NES.

Sin embargo, en tierras orientales, River City Ransom (conocido como Downtown Nekketsu Monogatari) es uno de los juegos más aclamados de Japón, tuvo un éxito muy grande y fue continuado por muchos spin-offs (en su mayoría juegos deportivos) para la misma Famicom los cuales muy poco vieron la luz en la NES e incluso hubo varios remakes (PC-Engine Super CD-ROM, GameBoy Advance, y la home computer Sharp X68000).

River City Ransom, es el tercer juego de la saga de Kunio-Kun y la secuela directa de Renegade (uno de los precursores del género beat‘em up) y de Super Dodge Ball, un divertido juego, que como dice el título es de dodgeball. No se trata de otro simple beat’em up, pues mezcla ese género con algunos toques RPG que lo hacen aún mucho más rejugable, dando como resultado un título muy original y divertido, ya sea jugándolo solo o con algún colega gracias a su modo cooperativo.

 

La historia transcurre en la ciudad River City, la tranquilidad predomina de punta a punta, hasta que el más malvado y poderoso jefe de las pandillas, conocido como Slick, toma la ciudad poniendo en pánico a todos sus indefensos habitantes. Todo quedará en manos de nuestros protagonistas Alex (Kunio en Japón) y Ryan, que tendrán que rescatar a todos sus compañeros de colegio y a la novia de Ryan.

Si bien la historia claramente no es el punto fuerte del juego, desde el inicio el juego se nos presenta con una nota de Slick a nuestros protagonistas que en español dice:

“Tengo a su ciudad cautiva y a la novia de RYAN como rehén. Con mis pandillas de estudiantes y malvados jefes, ¡nadie me puede detener ahora!. Cumplan mis demandas o sino prepárense. PD: ALEX y RYAN, si ustedes interfieren en esto, ¡se meterán en la pelea de sus vidas!

Atte,

SLICK”

Con esto queda más que demostrado que la historia no parte de una base más allá de lo que son la mayoría de los beat’em ups.

 

Gráficos

Los gráficos son uno de los puntos más destacables de este juego. Si nos ponemos a observar sus antecesores, vamos a llegar a una sencilla conclusión. Por un lado tenemos Renegade, que tiene un estilo gráfico más parecido a Double Dragon, y por el otro Super Dodge Ball, con unos personajes pequeños y cabezones. River City Ransom siguió con esta tendencia que empezó con Super Dodge Ball, pero eso no significa tampoco que se aleje tanto de Renegade, ya que los personajes y las pandillas enemigas en general van vestidos prácticamente igual.

BARF! La palabra más usada por los enemigos

Como curiosidad en la versión japonesa, al igual que en Renegade, los enemigos y nuestros protagonistas parecen llevar como una especie de uniforme escolar al más al estilo japonés, en cambio en las versiones occidentales esta tendencia se cambió, posiblemente porque Technos pensó en “occidentalizar” a los personajes no solo cambiando los nombres. Todos los personajes tienen el mismo cuerpo, pero muchos se diferencian por sus caras, y las diferentes pandillas por su color de ropa. Los escenarios son variados y llevan ese estilo ciudad japonesa con todos sus detalles muy bien cuidados.

En cuanto a las animaciones, le dan mucha vida a los gráficos, ya que cuando no estamos en movimiento el juego nos hace dar como una sensación de que el apartado técnico no es de lo mejor. Ver las caras de nuestros oponentes cuando son golpeados es de lo mejor, en general el diseño cumple a la perfección en todo sentido, no es de los juegos más poderosos del catálogo, pero no quita que sea agradable para nuestra vista.

En la versión japonesa visten ropa distinta

Sonido

Los efectos de sonido, si bien no son malos, tampoco destacan en sí, y se repiten mucho. Quizás el único sonido que sobresale es el del tubo de metal al caer, o el de las monedas, pero en general se nota que no se preocuparon mucho en este aspecto.

La música es bastante pegadiza y quienes hayamos rejugado varias veces este juego probablemente no nos podamos despegar la mayoría de las melodías. No digo tampoco que recordemos la música del juego por el resto de nuestras vidas como Mario o Zelda, pero en general cumplen bastante bien.

Como curiosidad, en Street Gangs la música suena un poco más lenta y con un tono más grave, aun así pude comprobar que por el lado de las versiones americana y japonesa, prácticamente no hay diferencia.

En River City High School

Jugabilidad

Y llegamos al punto más fuerte del juego. Claramente River City Ransom toma prestado muchos aspectos de Double Dragon. Prácticamente todo aquel que haya jugado a los Double Dragon sepan más o menos como viene la mano, con B pegamos patadas, con A golpeamos, y apretando los dos al mismo tiempo saltamos; la novedad radica en que en este juego presionando dos veces la cruceta hacia adelante podremos correr. Pero no todo se limita a un beat’em up, si presionamos START nos vamos a encontrar con una gran sorpresa. Un menú con 5 opciones: Belongings, Password, Level, Status, y una pantalla de ayuda, llegando a la conclusión de que estamos frente a un juego con varias características de un RPG.

Cuando vencemos a los distintos pandilleros, estos nos van a dejar una moneda, que sirven para comprar algunos objetos (comida, libros con técnicas, etc). La moneda en América y Europa serían dólares, pero en la versión japonesa la moneda es el Yen, por lo que si comparamos un Ítem que vale $20, en la versión japonesa saldrá ¥3000 (aproximadamente), y como curiosidad en la versión japonesa cuesta un poco más juntar la plata para comprar los ítems que nos interesan ya que los enemigos sueltan menos dinero. Nuestro Status no aumenta matando enemigos como lo sería en un RPG estándar, aquí es necesario comprar comida u otros objetos que venden en las tiendas. Si compramos helado o un pollo o alguna otra comida, veremos que algunas de las tantas características de nuestro personaje (Punch, Stamina, Max Power, Agility, etc) van a mejorar dependiendo de la comida/ítem que hayamos consumido. Esto da infinitas posibilidades, de armar un personaje diferente, que nos facilitara el camino (o no tanto) hasta llegar a Slick. También existen técnicas muy útiles que se venden en libros (aunque algunos libros también sirven para mejorar las estadísticas de nuestro personaje), como Stone Hands o DragonFeet, probablemente las dos más indispensables del juego.

No hay que olvidar de que también podemos usar objetos que tienen nuestros enemigos o que están tirados, existe mucha variedad, desde tubos de metal, puñales y palos, hasta llantas y barriles. Los jefes varían mucho entre sí, algunos tienen como especialidad usar algún tipo de arma, otros una patada más desarrollada, y otros tienen mayor resistencia, por lo que podemos optar por distintas estrategias para vencerlos, aunque tampoco hay mucho misterio en esto.

El mapa semi 3D (como en la mayoría de los beat’em ups) nos ubica en la ciudad de River City Ransom, con varios mini-escenarios, como una fábrica o la escuela River City High School, dando un total de 32 mini-escenarios (contando también las ciudades). Se podría decir que hay vidas infinitas, solo que cuando perdemos, perderemos la mitad del dinero que teníamos (lo cual a veces molesta bastante) y volvemos a empezar desde la última ciudad en la que habíamos quedado. Por otro lado los enemigos y jefes cuando volvemos a visitar una pantalla reaparecen. Me atrevo a decir que River City Ransom dentro del catálogo de NES tiene un modo cooperativo simultáneo bastante envidiable del que deberían haber aprendido muchos juegos de la época. Desde luego que jugar de a dos nos facilitará mucho la tarea de completar el juego, pero aun así hay que hacer un buen equipo porque hasta nuestro propio compañero puede ser quien nos complique las cosas… NO SE PELEEN ENTRE USTEDES!!

Duración

Bastante decente este punto, si hacemos un speedrun puede durarnos de 16 a 30 minutos, pero si es la primera vez que lo jugamos es muy poco probable que lo pasemos a la primera ya que se trata de un juego No-Lineal y en general es fácil trabarse.

Dependiendo de qué tan fuerte queremos que sea nuestro personaje, el juego puede llevarse tranquilamente hasta 3 horas de juego. La contra es que la falta de una batería en el cartucho, hace que como sistema de salvado de partidas tengamos que usar unos password exageradamente largos que encima varían entre letras minúsculas y mayúsculas y números, evidentemente una pesadilla para todo gamer. Y cuando digo pesadilla me refiero a algo como esto: “sD2asgIkriOP3dNN1zZ4RifJW6WzOKff2″. Encima cuando ponemos este password de 33 caracteres, no vamos a empezar desde donde quedamos la última vez, empezaremos desde el principio (con todas nuestras características como habían quedado por supuesto), lo cual puede ser bueno si queremos juntar dinero, o malo si solo pensamos en llegar como sea a Slick.

Para ganar dinero lo mejor es volver a pelear contra los jefes

Conclusión

Es una lastima que lo tengamos que incluir dentro de las joyas escondidas de Nintendo NES, porque River City Ransom/Street Gangs no flaquea en ningún aspecto. Es de los mejores Beat’em ups que he probado, uno de mis juegos preferidos, y la razón principal por la que soy fan de kunio. Quien no lo probó, que se anime que le aseguro al 100% que no se decepcionara par nada… BARF!

Uno de los pocos desnudos permitidos por Nintendo América

Análisis: The Legend of Zelda (NES)

THE LEGEND OF ZELDA

por Skullo

Este comentario fue escrito para la revista Bonus Stage Magazine número 26 (Especial Marvel VS Capcom) que puedes ver online o descargar gratuitamente  aquí.

Título: The Legend of Zelda (USA y Europa), Zeruda no Densetsu (Japón)

Plataforma: NES

Número de Jugadores: 1 jugador

Género: Aventura/Action RPG

Desarrollado por: Nintendo

Año: 1986

Uno de los juegos considerados imprescindibles para NES es The Legend of Zelda, juego que inició una de las sagas más famosas y longevas de Nintendo. A día de hoy es casi imposible hablar del género de aventuras y RPG de acción sin contar con Link, Ganon y la Princesa Zelda.

Todos los juegos de la saga obedecen a un mismo patrón jugable establecido por este juego (encontrar mazmorras, descifrar puzles, obtener objetos y mejoras para aplicarlos en mazmorras siguientes) habitualmente acompañado de alguna variante que diferencie ese juego del resto.

Así que ha llegado el momento de conocer la historia original, donde el joven Link ha de recorrer un Hyrule lleno de secretos que solo los jugadores más imaginativos y persistentes podrán encontrar.

Gráficos

El estilo gráfico del juego es el mismo que se veía en los primeros juegos de la consola, de manera que no esperéis nada extraordinario ni fuera de lo normal. La variedad de elementos en el escenario (desiertos, cementerios, lagos, bosques, montañas) es aceptable, pero debido a que el juego se basa en exploración acabaremos bastante hartos de ver el mismo tipo de arbusto o piedra.

El diseño de los personajes y enemigos es gracioso, pero igual de simple que el resto.

Resumiendo, gráficamente el juego es muy sencillo, en su día era bueno, pero a día de hoy está muy detrás del estilismo visto en otros Zeldas de 8 bits (como por ejemplo el de Game Boy).

El apartado gráfico es variado pese a su sencillez

Sonido

Las músicas del juego son tan buenas como escasas, prácticamente pasaremos todo el juego escuchando el tema principal de la saga y el del interior de las mazmorras. Ambos temas han permanecido hasta la actualidad y son totalmente inolvidables, así que podemos decir que pese a la poca variedad musical, las melodías valen la pena.

Con los sonidos sucede más o menos lo mismo, los sonidos son sencillos pero algunos han permanecido en la saga, así que es difícil criticarlos, salvo el molesto sonido de cuando nos queda poca vida, ese se lo podrían haber ahorrado en este juego y en el resto.

Jugabilidad

Los controles son muy sencillos, movemos a Link con la cruceta, atacamos usando la espada con un botón y el otro botón se usa para el ítem secundario que elegiremos en el menú que aparece al pausar.

Este juego sentó las bases del resto de Zeldas, así que en resumidas cuentas funciona igual que estos: nos encontramos en un mundo abierto donde tendremos que buscar una serie de mazmorras  y una vez dentro, tendremos que descifrar puzles y eliminar enemigos hasta conseguir encontrar un ítem especial en la mazmorra y matar al jefe de la misma.

Si rebuscamos por las mazmorras encontramos a unos tipos que nos darán consejos (algunos más útiles que otros) o nos ayudarán aumentando el número máximo de bombas que podemos llevar. Es bastante necesario buscar a estos tipos, tanto dentro como fuera de las mazmorras pues este juego es tremendamente críptico y cualquier pista que nos den nos ayudará a evitar estando horas atascados.

El cementerio esconde un importante objeto

Tened en cuenta que por ejemplo, en el mundo exterior hay un montón de paredes que se pueden destruir con bombas, pero no hay ni una sola marca en la pared que nos dé una pista de donde gastar las valiosas bombas, lo cual puede hacer que gastemos una decena y no encontremos nada. Estas cuevas son muy necesarias, porque dentro de algunas se encuentran los contenedores de corazón que no solo aumentarán nuestra vida si no que también son un requisito para poder usar las mejores espadas, que a su vez son un requisito para poder eliminar fácilmente a enemigos más poderosos.

Lo mismo podemos decir de los arbustos, pues el juego está plagado de ellos y solo hay que quemar unos pocos para lograr encontrar tiendas o incluso la entrada a una de las últimas mazmorras. Existen muchas otras situaciones de este estilo, tanto en el mundo exterior como en las mazmorras y en la mayoría de los casos, no tendremos ninguna pista. El hecho de que las pistas importantes estén escondidas y que en algunos casos en lugar de darnos pistas, las personas que viven en cuevas nos quitan dinero (por haberles roto la entrada de su casa) hace que el juego sea bastante duro a la hora de soltarnos información.

Vale la pena pagar las 100 rupias por poder llevar más bombas

Ese es uno de los puntos fuertes del juego, disfrutar en la búsqueda de secretos, pero al mismo tiempo puede hacer que los jugadores más impacientes o con menos tiempo libre terminen ignorándolo o buscando guías para descifrar todo, incluso los que sean fans de la saga y hayan completado algunos de los títulos más famosos de ella se van a encontrar en problemas en este juego. Hay que tener en cuenta este hecho a la hora de valorar jugar The Legend of Zelda (o a cualquier juego de aventuras o RPG de aquella época).

Duración

Al inicio del juego los enemigos serán intolerables y nos matarán sin que nos demos cuenta, es bastante posible que antes de completar una mazmorra hayamos visto la pantalla de Game Over más veces de las que nos gustaría admitir.

Una vez hemos superado las primeras mazmorras y hayamos encontrado algunos corazones y conseguido determinados objetos, Link se volverá mucho más resistente y entonces sí que podremos aguantar horas sin morir.

En las mazmorras conseguiremos objetos que nos facilitarán la búsqueda

La dureza inicial del juego se aplica también a otros elementos necesarios, como las rupias, que solo algunos enemigos nos darán de vez en cuando, lo mismo se puede decir para otros objetos muy necesarios, como las bombas o los corazones, todos ellos mucho más escasos de lo necesario. Cuando vayamos avanzando en el juego dejaran de ser un problema tan grande.

Superar las 9 mazmorras no nos llevará mucho tiempo pues son relativamente sencillas y podemos usar las llaves que nos sobren de una en otra (y si os quedáis atascados basta con poner bombas en las paredes o intentar mover todos los bloques de la pantalla) pero saber cómo llegar a ellas y potenciar a Link lo suficiente como para aguantar a los enemigos que las habitan nos llevará mucho más tiempo. Además, una vez superado el juego podemos jugar la segunda búsqueda, mucho más difícil que la primera y con mazmorras diferentes, vamos que es casi como jugar a otro juego.

Por supuesto, el juego cuenta con la posibilidad de grabar partida así que nuestra misión podrá ser completada poco a poco.

Las serpientes suelen dejar rupias al morir

Conclusión

Pese a su arcaico aspecto visual, The Legend of Zelda sigue siendo un juego muy interesante, intenso y divertido, siempre y cuando os guste mucho buscar secretos, requisito obligatorio para lograr disfrutarlo, pues es uno de los juegos más crípticos y rebuscados de toda la saga.

Usad las bombas para acabar con este jefe rápidamente

Análisis: Monsters In My Pocket (NES)

MONSTER IN MY POCKET

por Skullo

Monster 01

Este comentario está sacado de la revista Bonus Stage Magazine número 07 (Especial Ecco The Dolphin) que puedes ver online o descargar gratuitamente  aquí.

Título: Monster In My Pocket

Plataforma: NES

Número de Jugadores: 1 o 2 jugadores

Género: Acción

Desarrolladora: Konami

Año: 1991

En los 90 aparecieron una serie de muñecos coleccionables  llamados “Monster in my Pocket”. Estos pequeños muñecos de un solo color representaban toda clase de monstruos (momias, hombres lobo, fantasmas, esqueletos…) y tuvieron bastante éxito (de hecho yo creo que tengo alguno que otro por casa), de manera que aparecieron varios productos relacionados con ellos, incluyendo una serie de televisión y un videojuego de NES.

Los juguetes de Monsters In My Pocket

Los juguetes de Monsters In My Pocket

Manejando a un Vampiro o al monstruo de Frankenstein, recorreremos un mundo gigante (pues los monstruos tienen un tamaño muy pequeño, similar a los juguetes reales) hasta encontrar al malvado Warlock y terminar con él.

¿Prefieres al Vampiro o al monstruo?

¿Prefieres al Vampiro o al monstruo?

Gráficos

Los personajes del juego tienen unos sprites bastante cuidados y unas animaciones muy buenas, los enemigos son bastante más sosos y sencillos, pero aun así están bastante bien, aunque cuando se juntan muchos hay bastantes parpadeos.

Los escenarios son bastante curiosos, representando diferentes zonas de una casa con elementos cotidianos de tamaño gigante con un buen resultado. Los colores son bastante variados, y en general están muy bien.

El monstruo de Frankenstein en la nevera

El monstruo de Frankenstein en la nevera

Sonido

Los efectos de sonido son sencillos pero eficaces, quizás el único que sobresalga sea el grito de los enemigos finales al morir, pero tampoco es nada del otro mundo.

Las melodías son bastante buenas, algunas de ellas con un buen nivel intentando ambientar las diferentes partes del juego.

Jugabilidad

Con un botón atacamos y con el otro saltamos, si presionamos dos veces seguidas el botón de salto haremos un salto doble. Es vital dominar esta técnica, ya que en las partes avanzadas del juego nos irá la vida en ello. También podremos saltar de un nivel superior a otro presionando abajo y el botón de salto.

Además, nuestros monstruos también pueden usar elementos del escenario (llaves o tornillos) presionando abajo y el botón de golpear para lanzárselos a los enemigos y acabar con varios de golpe. En general el control es rápido y eficaz.

Duración

El juego consta de 6 niveles, cada uno dividido en algunas fases seguidas y un enemigo final. Los primeros niveles son bastante sencillos, pero en cuanto llegas a los 2 últimos la cosa se pone bastante difícil, especialmente el nivel 6 que aunque no es muy largo incluye un enfrentamiento seguido con los enemigos finales de los niveles anteriores (odio que hagan eso) y luego el enfrentamiento final en 2 partes contra Warlock.

Debido a que el juego no es excesivamente largo, no tiene Passwords ni salva partidas, aunque disponemos de 3 continuaciones para poder terminarlo.

No hay ningún modo alternativo, así que su rejugabilidad dependerá de lo bien que nos lo hayamos pasado o de si tenemos alguien con quien jugar.

A dos jugadores siempre es más divertido

A dos jugadores siempre es más divertido

Conclusión

Monster in my Pocket es un juego simpático y divertido, su control lo hace muy agradable de jugar y su modo a 2 jugadores asegura diversión para rato. Quizás es un poco corto, pero su dificultad en los últimos niveles hará que dure bastante.

La llave y el tornillo son objetos muy útiles

La llave y el tornillo son objetos muy útiles

Análisis: Jaws (NES)

JAWS (Tiburón)

por Skullo

Jaws portada

Este comentario está sacado de la revista Bonus Stage Magazine número 03 (Especial Double Dragon) que puedes ver online o descargar gratuitamente  aquí.

Título: Jaws

Plataforma: NES

Número de Jugadores: 1 jugador

Género: Acción

Desarrolladora: LJN, Westone Bit Entertainment (Westone Co. Ltd)

Año: 1987

Desde siempre ha habido juegos basados en películas famosas, en el caso particular de la N.E.S. las películas pasadas a videojuego tuvieron bastante mala suerte, ya que muchas de ellas estaban en manos de la empresa LJN, la cual parecía tener bastante mal ojo a la hora de elegir las empresas desarrollarían dichos juegos.

En este caso tenemos la genial película JAWS (Tiburón), una de esas películas que son relativamente difíciles de adaptar a juego, veamos que se  inventaron los de Westone Bit Enterntainmet y que acierto tuvo la decisión de LJN de dejar el juego en sus manos.

Pantalla de título

Pantalla de título

Gráficos

Por un lado tenemos que hay varias escenas muy bien hechas (la pantalla de inicio, la parte final del juego) y que las diferentes partes del juego son variadas y por otro que los gráficos son muy sencillos. Aunque es cierto que el apartado gráfico cumple con su función perfectamente, podrían haber dado mas variedad al fondo marino y mejorar algunos sprites, como el del submarinista o el submarino.

Durante el juego veremos algunas ilustraciones que nos cuentan la historia, son bastantes y están muy detalladas, sin duda se nota que se esforzaron para hacerlas agradables a la vista.

Parte final del juego

Parte final del juego

Sonido

El sonido también es muy básico, ningún efecto destaca especialmente.

Las melodías son sencillas pero están bien, aunque lo normal habría sido incluir el tema de la película cuando el tiburón acecha nuestro barco o cuando nos enfrentamos a él, solo lo escucharemos en la pantalla de título.

Jugabilidad

El juego se divide en 3 partes, por un lado tenemos la parte en la que manejamos el barco por un mapa, lo moveremos y nos “chocaremos con algo” en ese momento pasaremos a la segunda parte, una pantalla acuática en la que tendremos que dar caza a medusas, tiburones pequeños y manta rayas para obtener  diversos objetos: un cangrejo (nos hará mas rápidos), una estrella (puntos extra) y unas caracolas (necesarias para subir de nivel), si nos enfrentamos al tiburón veremos que no podemos hacerle suficiente daño como para poder matarlo.

Fase acuática, ¡cuidado con el tiburón!

¡Cuidado con el tiburón!

Para conseguirlo hay que moverse con el barco de un puerto a otro y gastar las caracolas en mejoras para el barco y en subir de nivel. En caso de hacerlo iremos a la tercera y última parte del juego en la cual veremos al tiburón acercarse al barco y tendremos que darle el golpe de gracia, si fallamos volveremos a la parte del barco.

sss

El tiburón nos acechará en la pantalla de mapa

Los  controles responden bastante bien, aunque con un solo fallo que cometamos perderemos una vida, pues siempre nos mataran al primer golpe (da igual que sea una medusa, que el tiburón) excepto si llevamos el submarino.

Duración

Este juego es tremendamente corto, si sabes lo que has de hacer puedes pasártelo en menos de 15 minutos y no ofrece ningún modo alternativo para volver a jugarlo.

Si te divertiste jugándolo quizás vuelvas echar una partida para ver cuantas medusas matas a bombazos en las pantallas de Bonus o para buscar el submarino en caso de no haberlo encontrado la primera vez, pero en general no ofrece mucho más, ni modos extras, ni multijugador, nada.

Controlando el submarino

Controlando el submarino

Conclusión

Jaws es un juego sencillo y corto, a mi personalmente me parece divertido pero soy consciente de que es un juego hecho con prisa y sin demasiado esfuerzo. La idea de hacer el juego con partes de barco y de submarinista me parece buena, así como las mejoras del barco o la inclusión del submarino, pero creo que habría sido mucho mejor si hubieran puesto un segundo mapa con varios tiburones o gente para salvar o simplemente poder bucear libremente en vez de estar atrapado en una pantalla fija.

En resumen, no es el peor juego de LJN pero es una licencia muy desaprovechada, desconozco si su calidad general tuvo algo que ver con el hecho de que no saliera en todo el mundo.

Bombardeando medusas en la fase de Bonus

Bombardeando medusas en la fase de Bonus