Análisis: Turok 2 Seeds of Evil (Nintendo 64)

TUROK 2

Seeds of Evil

por ElMestre

Este comentario proviene de la revista Bonus Stage Magazine número 23 (Especial Splatterhouse) que puedes ver online o descargar gratuitamente aquí.

Título: Turok 2: Seeds of Evil (America y Europa) Violence Killer: Turok New Generation (Japón)
Plataforma: Nintendo 64
Número de Jugadores: 1 a 4 jugadores
Género: Shooter en 1ª persona
Desarrolladora: Iguana Entertainment
Año: 1998

En 1996 David Dienstbier se incorporó en Iguana Entertainment, un estudio perteneciente a Acclaim, vieron en él una joven promesa y gustaron tanto sus ideas que le dejaron vía libre para hacer lo que quisiera con el juego que se estaba programando para Nintendo 64, así es como en 1997 salió Turok: Dinosaur Hunter y a finales de 1998 Turok 2: Seeds of Evil, mejorando al primero en todos sus aspectos. Ambos juegos basados en un personaje de cómic de los años 50, Turok, un indio de nuestro mundo que viajó a un mundo paralelo llamado “la Tierra Perdida” en el cual había dinosaurios entre otras cosas.

Turok 2 es un shooter en primera persona con muchos toques de aventura, ya que los mundos son abiertos y hay que explorar mucho para encontrar todo lo que necesitamos para poder avanzar mientras los enemigos nos acribillan. En la primera parte, Tal’Set, el indio protagonista, paró los pies a Campaigner, quien quería dominar la Tierra Perdida por la fuerza. Primagen, un poderoso monstruo encerrado en su nave para siempre, aprovecha que los ejércitos se habían debilitado en esta guerra para movilizar sus tropas y destruir los cinco tótems que lo mantienen encerrado.

Aquí es donde empieza la segunda parte, Joshua Fireseed, el hijo de Tal’Set, es elegido como nuevo Turok para solucionar el problema. Adon, una mujer de piel azul enviada por el Señor de la Tierra Perdida,  le guiará en su misión. Durante la aventura Turok deberá recuperar algunas ciudades ocupadas por las tropas enemigas, salvar prisioneros, entrar en bases enemigas y destruir armamento entre otras cosas, proteger los cinco tótems cueste lo que cueste y finalmente entrar donde está encerrado Primagen y eliminarlo de una vez por todas. Durante el transcurso del juego hay una entidad llamada Oblivion que va tomando fuerza y va enviando sus tropas a través de portales, aunque Turok lo vaya evitando eliminando esas tropas, esto dará lugar a Turok 3.

Pantalla de título

Gráficos

Por aquella época era de lo mejor que se había visto en la Nintendo 64. Los personajes, a pesar de que aún se ven algo poligonales, cuentan con un gran número de polígonos y texturas los cuales definen bien los rasgos de cada personaje, además, se usa una técnica de estiramiento y encogimiento de polígonos y texturas que simulan bien el movimiento de la piel y los músculos. Se ha hecho un buen trabajo de captura de movimientos, son fluidos y parecen reales. Los enemigos por dentro no están vacíos, ya que al desmembrar alguna extremidad o hacer un agujero en el cuerpo, aparte de mucha sangre, se puede observar parte de esqueleto o algún órgano.

Los mundos son enormes y con una buena arquitectura a pesar de que algunas zonas son parecidas entre sí confundiendo un poco al jugador. Cuando hay muchos enemigos o muchos disparos energéticos en pantalla, el framerate baja un poco y esto puede dificultar la jugabilidad, pero no hasta el punto de ser injugable. Esto no se puede arreglar ni con el Expansión Pack, el cual sirve principalmente para aumentar la resolución del juego. En muchos sitios hay niebla de ambiente simulando que hay una atmósfera palpable, se dice que esto esconde los polígonos del fondo y hace que el juego se mueva mejor, aunque con el zoom de un arma se pueden llegar a vislumbrar sombras enemigas muy alejadas, dispararlas y matarlas, así que…

Los enemigos vienen a por nosotros

Sonido

Efectos de armas, golpes, pasos, desmembramientos, sonidos de ambiente, etc, están muy bien conseguidos. Aunque el juego no cuenta con muchas voces, los gritos de los distintos monstruos son bastante originales. Aparte de que algún enemigo nos pueda sorprender, hay que vigilar de no asustarnos cuando consigamos una vida con el grito de Turok “¡I am Turok!”.

Darren Mitchell es el músico de Iguana Entertainment, los temas que ha hecho para este título son prácticamente obras maestras orquestadas dignas de escucharse en un concierto, además de sumergir perfectamente en lo que es cada mundo del juego.

¡Buen disparo!

 

Jugabilidad

Moverse y apuntar (con un mando de Nintendo 64 bien cuidado) es muy preciso, pudiendo tanto girar hacia atrás rápidamente como apuntar lentamente y de forma precisa a un punto en concreto, todo esto es gracias a la precisión del analógico de Nintendo 64 y de una buena programación.

Como hay multitud de armas, en vez de ir pasando una a una hasta encontrar la que queremos, se creó un sistema muy original de elección rápida de arma, que era simplemente tocar un botón que hace que salga una ruleta con las armas y luego tocar la dirección en donde está el arma que queremos, así en nada tenemos en mano el arma deseada.

A parte de ir a pie, hay una zona del juego en donde iremos a lomos de un Styracosaurus armado con metralletas y misiles para traspasar los muros y torretas de una ciudad ocupada. Las zonas de agua en donde hay que ir nadando, se notan como si realmente estuviéramos buceando bajo el agua, la visibilidad es borrosa y la física está muy bien conseguida, flotando o hundiéndonos según donde estemos o notando las brazadas que va haciendo Joshua mientras se desplaza, lógicamente solo podremos aguantar la respiración cierto tiempo y tendremos que salir a la superficie a respirar; además, debajo del agua no se pueden usar armas convencionales, así que aquí usaremos arpones o mini torpedos por ejemplo.

A lomos del Styracosaurus

Conforme se va avanzando en el juego se van consiguiendo nuevas armas hasta llegar a reunir un gran arsenal, pasando por armas más comunes como la pistola y la escopeta, o más sofisticadas como el rifle de plasma o el triturador, o más devastadoras como el lanzamisiles Scorpion. Algunas armas llevan incorporado una mirilla con un zoom graduable que abarca mucha distancia, como el arco Tek y el rifle de plasma. Otras armas pueden disparar varios tipos de munición, como el arco que dispara flechas normales o explosivas o la escopeta que dispara cartuchos normales o explosivos. Varias de las armas tienen una versión mejorada que se consigue más adelante en la aventura, como la pistola que evoluciona a Mag 60 y va disparando ráfagas de tres balas o la escopeta que evoluciona a triturador y hace rebotar los perdigones de los cartuchos contra la pared para impactar más veces en los enemigos. Hay armas muy originales, como el disco sierra que corta a los monstruos por la mitad y vuelve como un bumerán o el Cerebral Bore que detecta el cerebro de los enemigos inteligentes y el proyectil disparado los persigue hasta que les taladra la cabeza y se la hace explotar. Nuke es el arma más poderosa del juego, provoca una gran explosión devastadora y se consigue eliminando a todas las tropas de Oblivion.

El hombre insecto sufriendo el Cerebral Bore

A parte de haber armas y enemigos más débiles o más fuertes, el matar a un adversario gastando más o menos munición depende mucho del arma que escojamos y de dónde le disparemos. Los enemigos están llenos de puntos fuertes y débiles por todo el cuerpo, por ejemplo: con pistola le podemos disparar en la armadura y no hacerle nada, dispararle en una zona del cuerpo que le haga más o menos daño, frenarle y hacer que se queje o acertar un disparo en la cabeza o en el corazón. O bien con escopeta, como es un arma más fuerte, aparte de dispararle en zonas que no hacen mucho daño, también tenemos más puntos débiles a nuestra disposición y podemos desmembrarle un brazo, una pierna o la cabeza o hacerle un agujero en el cuerpo. Lógicamente también hay armas que afectan más a unos monstruos que otros.

Muchos de los enemigos poseen una buena I.A., escondiéndose y cubriéndose esperando el mejor momento para atacar con el arma más adecuada si disponen de más de una, también huyen si se ven en inferioridad de condiciones, algunos de ellos usan camuflaje óptico o se autodestruyen explotando si están muy heridos.

Duración

El juego cuenta con seis extensos mundos abiertos los cuales hay que explorar para encontrar todas las llaves de acceso a los demás mundos y a donde está confinado Primagen, conseguir todas las habilidades especiales para poder acceder a ciertas zonas importantes, hacer todas las misiones secundarias donde algunas de ellas cuentan con semijefes, encontrar y eliminar todas las tropas de Oblivion,  proteger los cinco tótems de hordas de enemigos, eliminar a tres jefes más a Primagen. Todo esto no es tarea fácil y se necesita paciencia para explorar los mundos sin perderse mientras nos van atacando monstruos, así que nos llevará una media de 50-60 horas el hacerse todo el juego, ya que muchas veces al conseguir habilidades nuevas tendremos que volver a mundos anteriores para acceder a sitios que antes no podíamos, con lo cual no es nada lineal.

Aunque por el camino haya munición, salud para curarse y rombos que nos dan una vida extra al conseguir cien, habrá bastantes ocasiones que nos encontraremos escasos de munición y vida y nos puede costar avanzar, sin embargo, si buscamos bien podremos encontrar uno de los varios puntos de regeneración que hay en cada mundo. En esos puntos nos podemos abastecer de munición y salud, aunque tardaremos unos pocos minutos en abastecernos por completo, sobre todo si vamos escasos, de esta forma podremos hacer con más calma las misiones y llegar a un punto de guardado, que solo hay tres en cada mundo y están muy lejos entre ellos. Entonces según nuestra habilidad y lo que necesitemos estos lugares, el tiempo que tardemos en pasarnos el juego puede cambiar bastante.

Para alargar la vida del cartucho tenemos un multijugador con varios personajes a elegir, cada uno de ellos con una habilidad distinta, varios mapas para liarse a tiros y varios modos de juego, aunque es más pobre gráficamente que el resto del juego al tener que ser capaz de mover hasta cuatro pantallas distintas lo más fluido posible. Como en los 256 megas del cartucho no cabía lo que querían hacer en realidad con el multijugador, poco después hicieron el Turok: Rage Wars.

¿Como se atreve a amenazarnos?

Conclusión

A día de hoy, a pesar de tener ya 17 años el juego, se sigue considerando uno de los mejores shooters de la historia, así que a todo aquel que le gusten los shooters y los retos difíciles, debería de jugar este título. En cambio el multijugador es muy básico y no vale la pena jugarlo, es mejor ir directamente a por Turok: Rage Wars u otros títulos de Nintendo 64 con buenos multijugador de shooter como Perfect Dark o Conker Bad Fur Day.

Mátalos antes de que se acerquen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s