Análisis: Alex Kidd in Shinobi World (Master System)

ALEX KIDD IN SHINOBI WORLD

por Skullo

Este comentario fue escrito para la revista Bonus Stage Magazine número 17 (Especial ClayFighters) que puedes ver online o descargar gratuitamente  aquí.

Título: Alex Kidd in Shinobi World

Plataforma: Master System

Número de Jugadores: 1 jugador

Género: Plataformas/Acción

Desarrollado por: Sega

Año: 1990

Estábamos llegando a los 90 cuando SEGA anunció un juego llamado Shinobi Kun, donde veíamos a una especie de niño ninja en un juego que parodiaba a Shinobi. Pasó el tiempo y ese juego terminó convirtiéndose en un juego de Alex Kidd, concretamente en el que cerraría la saga del personaje.

Así pues, la última aventura que vivimos con Alex Kidd los occidentales (pues este juego no se lanzó en Japón) es una mezcla de su propia saga con la de Shinobi, dando como resultado un juego muy divertido y simpático. Es una pena que Sega no continuase con este concepto ¿no os habría gustado ver a Alex Kidd en el mundo de Sonic o Ecco the Dolphin?

La Historia del juego nos cuenta, como un malvado enemigo aparece para secuestrar a la novia de Alex, quien recibirá poderes ninja para poder recuperarla y traer la paz al mundo.

Alex ha llegado al mundo de Shinobi

Gráficos

Los escenarios y los enemigos son una especie de versión caricaturizada de lo que nos encontramos en Shinobi, lo cual le da un aspecto muy simpático. El colorido de los escenarios es bastante correcto y los sprites en general son muy graciosos, al menos la mayoría de ellos. Destacaría los enemigos finales, por tener diseños divertidos y extraños.

De hecho el primer jefe aguarda cierto parecido con Mario, y esque como muchos recordarán, en este juego se iba a incluir una parodia a la mascota de Nintendo, siendo el jefe del primer mundo un Super Mario con armadura llamado Mari Oh. Aunque al final Sega no se atrevió a hacer la parodia, pero ese enemigo sigue pareciéndose a Mario, sobre todo cuando lo golpeamos, vemos que encoge de tamaño y nos lanza bolas de fuego. Otro homenaje de Mario se encuentra en los últimos niveles donde vemos a los míticos Thwomps (las piedras cuadradas que caen del techo en Super Mario Bros 3 y Super Mario World) al estilo “Shinobi”.

El juego es colorido y muy simpático

Sonido

Las melodías son muy agradables y animadas, buscando un equilibrio entre Shinobi y Alex Kidd, no están nada mal, pero me habría gustado mucho escuchar el tema principal de Alex Kidd in Miracle World al estilo Shinobi.

Los efectos son bastante correctos, no hay muchos pero si los suficientes para aportar variedad, por ejemplo cuando golpeamos algo metálico (como el arma de un enemigo) suena un sonido metálico, y cuando golpeamos a un enemigo suena otro totalmente distinto.

Jugabilidad

Los controles son muy sencillos inicialmente, Alex puede saltar y pegar con la espada, pero cuando vamos avanzando nos damos cuenta nuestro personaje tiene algunas habilidades más, por ejemplo si apretamos el botón de ataque mientras estamos agarrados a farolas y tubos, Alex empezará a girar a toda velocidad y se lanzará volando como si fuese una bola de fuego. Otra habilidad muy útil será la de saltar y rebotar de pared en pared. Las diferentes partes del juego nos irán poniendo exigiendo cierto control en esas habilidades, y por fortuna los controles responden muy bien.

La exploración nos premiará con ítems

Al contrario de lo que sucedía en otros juegos de Alex Kidd, en este juego no moriremos al primer golpe, de hecho empezamos la aventura aguantando 3 golpes, que pueden ser recuperados y aumentados consiguiendo corazones que encontraremos por el nivel. Otros ítems nos potenciaran el arma, o nos darán un arma nueva que ataca a distancia y en contadas ocasiones encontraremos un ítem que le da a Alex la posibilidad de convertirse en tornado por un breve periodo de tiempo.

Conviene comentar que jugablemente, el juego está mucho más enfocado en parecerse a Shinobi, que a Alex Kidd.

Duración

El juego cuenta con 4 niveles, cada uno dividido en 3 fases, siendo la tercera un enfrentamiento con el enemigo final del nivel. Así que en total se podría decir que tenemos 8 fases y 4 jefes.

La dificultad está bien ajustada y una vez tengamos los controles dominados el juego no será “injusto” con nosotros, salvo quizás, algunas partes concretas. En caso de perder todas las vidas, podemos continuar, pero limitadamente. Es una lástima que el juego no disponga de un modo difícil o no sea más largo, porque la duración es el único punto débil de este juego.

La única rejugabilidad que tiene es la de intentar conseguir todos los cofres que aparecen por el juego (algunos de ellos complicados de alcanzar) y el jugar partidillas cortas gracias a su diversión inmediata.

El juego no es tan difícil como otros Alex Kidd

Conclusión

Mezcla a Alex Kidd con Shinobi, añádele un par de parodias de Mario Bros y un pequeño homenaje a los bloques que desaparecen de los Megamanes clásicos y te sale este juego, que sin duda recomiendo. Eso sí, pese a su enorme calidad, tengo que decir que se me hizo muy corto y fácil, cosa que me sorprendió, pues los juegos de Alex Kidd no suelen ser tan sencillos de completar.

Robster la langosta, uno de los jefes a batir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s